The Latest

Jul 29, 2014

Frost Childhood

Nubes blancas y brillantes rodean el lejano sol, la estrella sólo se dedica a iluminar las piedras de todas las formas y tamaños que yacen sobre las calles sin pavimentar.
El ‘campito’ inmutable como siempre con sus montañas de tierra, el paraíso para cualquier tipo de juego: desde el todo terreno de las bicis, hasta las casas con las que soñaban tener algún día. Un poco más lejos se encontraba esa laguna que se formaba con la lluvia que caía en las tardes frías de invierno y que durante la noche se transformaba en pista de hielo brillante y firme. Al otro día todos los niños del barrio se levantaban con una laguna congelada afuera de sus casas, la felicidad no cabía en los cuerpos, el invierno otra vez les deparaba tardes enteras de juego en el hielo y en la nieve. 
Se improvisaban trineos con cualquier cosa, los padres trabajaban muy duro cuando se avecinaba la nieve, era hora de crear el juguete. Mientras mamá tejía gorros y buscaba todo tipo de ropa para combatir el frío.
Entre caídas dolorosas, risas y muchos momentos inolvidables la hora vuela. El sol se oculta tempranamente, lejos de entristecer a los niños, la noche daba indicio de que podía volver a nevar, lo cual significaba volver a jugar. Mamá permitía estar en las frías calles unas horas más, pero ahora sólo en frente de casa, las guerras de bolas de nieve hacían olvidar el alejamiento hasta el día siguiente con la laguna. 
Eran niños y  se jugaba sin preocupación alguna, sin embargo, el frío se recuerda, aún hasta el alma mas despreocupada no puede dejar de sentirlo, ese frío seco que congela nariz, manos y pies hasta el punto de no sentirlos, ese frío que con un poco de viento se torna insoportable y doloroso.
La diversión no terminaba a la hora de entrar, incluso a veces era la parte mas linda, cada uno entrando a su hogar, ese hogar que siempre, inexplicablemente, tenía la temperatura perfecta, siempre cálido, siempre dulce y abrazable. Lo primero era sacudir la nieve de las zapatillas antes de entrar, una vez adentro, era despojarse de ellas y de las camperas, correr hasta el calefactor mas cercano y luego desvestirse dejando de lado toda esa ropa mojada y fría, cambiarla por la más calentita que haya preparado mamá. Tomar algo calentito o no, sin despegarse del calefactor. Pasan los minutos y las manos siguen casi igual de frías. 
Llega la hora de la comida, la cama ya esta lista para que cada niño se sumerja en ella apenas el reloj dé las doce en punto. Casi sin darse cuenta, en ese instante antes de cerrar los ojos, por el hueco que deja la cortina, se puede ver algo blanco, efectivamente, es nieve que vuelve para reforzar la ya blanca calle. Gracias al poste de luz de la esquina se puede ver la intensidad con la que cae, a veces de un cielo puramente estrellado. La hora de dormir se tornará mas placentera ahora que  se sabe que mañana será otro día de juego, nieve y frío.

anamorphosis-and-isolate:

Into the Wild (2007)

Chris: Some people feel like they don’t deserve love. They walk away quietly into empty spaces, trying to close the gaps to the past.
Jul 28, 2014 / 5,016 notes

anamorphosis-and-isolate:

Into the Wild (2007)

Chris: Some people feel like they don’t deserve love. They walk away quietly into empty spaces, trying to close the gaps to the past.

(via indiec0re)

Jul 28, 2014 / 1,842 notes
Jul 28, 2014 / 21,609 notes

(via argentinosoy)

Jul 28, 2014 / 393 notes

x

(via lonelyjpeace)

Jul 28, 2014 / 31,258 notes

(via freak-lml)

Jul 28, 2014 / 145 notes

Two to one and one is three
Are you you or are you me?

(via lonelyjpeace)

Jul 28, 2014 / 48,767 notes
Jul 28, 2014 / 924 notes

(via oasisforevr)

Jul 28, 2014 / 109 notes

"I am a body dysmorphic without the dysmorphic. I am a bulimic without the sick. I am fat."

Jul 28, 2014 / 1,077 notes
Jul 28, 2014 / 170 notes
Jul 28, 2014 / 187 notes
Jul 28, 2014 / 5,152 notes